miércoles, 21 de noviembre de 2012

GACHAS CON ARROPE DE LA ABUELA PEPITA

Hoy traigo una receta de gran arraigo en mi familia. Las Gachas con Arrope, se comen el día de Todos los Santos (debería haberlo publicado entonces, pero no pudo ser).

Cuentan que esta es una receta medieval. En aquella época, las gachas se cocinaban para tapar las cerraduras de las puertas (imaginad las cerraduras antiguas, ¡claro!) para evitar que entraran las ánimas en casa la noche del día 31 de octubre. Se ponía la cataplasma en la puerta y el sobrante se comía al día siguiente acompañado de arrope. El arrope, por si no lo sabéis, es un mosto de uva caramelizado a base de horas de cocción y reducción, normalmente, va acompañado de frutas (ciruelas, melón, naranja...) y/o calabazate (calabaza) que se cuecen en ese mosto mientras se carameliza. Esta era una forma estupenda de conservar la fruta por aquel entonces, que no tenían fruta todo el año como ahora. Este arrope y calabazate, lo venden una vez al año en la Plaza de San Pedro de Murcia, los días previos al día de Todos los Santos. Para saber más, pincha aquí.

Es sorprendente como algo tan sencillo como las Gachas con Arrope, que además se comen sólo una vez al año, puede mover tantos sentimientos en una familia entera ( y, ojo, que la mía es muy grande).

Las hacía mi abuela Pepita, que era una estupenda cocinera. Nos juntábamos todos los años ese día a comer, y el postre eran gachas... (y yemas...) ¡Qué rico! Cuando la abuela faltó, fue la tía P la que siguió con la tradición, y ahora que ella tampoco está :-(( , sigo yo con ella. Ya de muy pequeña aprendí a hacerlas porque me encantan y desde hace muchos años ya, no faltan en casa el día 1 de Noviembre.

A base de observación, he llegado a la conclusión que las gachas son un postre de extremos, o las adoras o las odias. No hay término medio. Os cuento mi opinión, las ADORO, la suavidad de las gachas, sumado a la fuerza del arrope, lo hacen un postre ideal, especial, con un sabor capaz de implosionar neuronas.

La receta sólo tiene dos ingredientes y es muy sencilla, sólo requiere paciencia. Muuuucha paciencia. Ahí va.

GACHAS CON ARROPE DE LA ABUELA PEPITA

INGREDIENTES

1 litro de leche entera (también salen bien con leche semi desnatada)

3 cucharadas colmadas de harina



¿CÓMO LAS HAGO?

Vierte la leche en una cazuela, y, en frío, añade la harina. Mezcla con unas varillas, hasta que quede toda la harina bien integrada. Sin grumos.

Enciende el fuego, suavecito y ve dando vueltas a la mezcla. Sin dejar de remover. Irás notando que espesa y se hace una crema, que se parece a una bechamel.

Cuando empiece a hervir, a burbujear, continúa removiendo unos minutos más (recuerda, paciencia...). Si no haces esto, no cuajará y no podrás cortar taquitos, se te quedará un engrudo sin consistencia e incomible.

Pasado el tiempo de hervor, vierte la crema en una fuente, debe quedar de unos 3 - 4 cm de espesor. Deja enfriar.

Para servir, se cortan las gachas en cuadrados y se vierte el arrope por encima. Decía mi abuela que estaban bien echas si flotaban en el arrope. Sirve y... ¡Listas! ¡Espero que os gusten!



3 comentarios:

Loly Llano dijo...

Que curioso! Acabo de ver una receta parecida en el blog de Labidú, Con la luz de mi cocina (ella lo llama Rabón y lo hace tipo natillas y llevan azúcar ) en mi pueblo se hacían también con la textura de crema y les llamaban papas. Las dos somos asturianas.

Hoy va la cosa de recetitas de la abuela...por lo visto las recetas viajaban de una punta a otra del país aún sin existir los blogs de cocina jajajaja !

Ague dijo...

Lo acabo de ver! Es que antes se apañaban con bien poco! Pero que rico, verdad? Ay! Las abuelas....

Miss Migas dijo...

Vaya, nunca he probado las gachas... pero me las imaginaba un poco como el porridge inglés no sé por qué, nada que ver con lo que veo aquí. Parece bien sencillo así que tendré que probar! Besos